Karate y Religión

El Kárate-Do tiene influencias religiosas, como son principalmente, el Taoísmo, el Budismo y Shintoismo. Con todo ello, el practicante de este arte marcial, sin necesidad de pertenecer a ninguna religión en concreto, pero sí utilizando sus nociones y la apertura mental de la filosofía, aprende que hay otras posibilidades en la vida diferentes a los asuntos cotidianos.

Este compromiso del karateka consigo mismo, con su maestro y con su escuela, se puede llamar también “Do” o “Michi”, cuyos significados son sinónimos: “el camino”. El “Do” implica movimiento, orientarse hacia algo, y ese caminar, ese camino que recorre el discípulo, es el camino del Arte Marcial que le lleva hacia la misma iluminación: el “satori”.

Así pues, en algunas escuelas de Kárate-Do, además de las instrucciones sobre cómo aprovechar mejor los movimientos del cuerpo para el combate, se enseñan otras nociones encaminadas a alimentar el espíritu del practicante. Estas enseñanzas estimulan o motivan al karateka, a tratar dominar sus pasiones y su mente.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Tags from the story

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *