Síguenos en Facebook

Quizá ninguna otra frase japonesa resulta más familiar para los practicantes de Karate de todo el mundo que “Karate ni sente nashi”. Traducida típicamente como “En Karate no existe primer ataque” esta máxima ha llegado a ser conocida principalmente a través de las enseñanzas de Gichin Funakoshi. Fundador del Shotokan y, según muchos, el “padre del Karate-do moderno”, Funakoshi hizo del principio el segundo de sus Niju Kun (“Veinte Preceptos”), por detrás únicamente de la directriz de no olvidar que “El Karate empieza y termina con la cortesía” (Funakoshi, Karate-do nijukajo).

Claramente, para Funakoshi, la máxima karate ni sente nashi era de gran importancia. Además de incluirla como uno de sus “Veinte Preceptos”, expresó en un artículo para una revista en 1935 que él la “veía como [que expresaba] la esencia del Karate-do” (Funakoshi, “Karate no hanashi” 65). No es el único con esta opinión: Shoshin Nagamine, respetado fundador de la escuela Matsubayashi de Karate Shorin-ryu, escribió que, “Esta frase […] expresa la esencia del Karate okinawense” (Nagamine 13). De manera similar, Masatoshi Nakayama, durante mucho tiempo jefe de la Asociación Japonesa de Karate, declaró que, “[…] no es exagerado decir que son estas palabras las que expresan sucinta pero completamente el espíritu del Karate-do” (Nakayama 80).

Con maestros tan estimados como estos expresando sentimientos tan fuertes con respecto al significado del principio sente nashi, uno sólo puede asumir que el principio representa una forma de pensar que es – o al menos debería ser – profundamente importante para aquellos que se consideran serios practicantes del arte del Karate-do. Especificar exactamente cuál es esta manera de pensar, con todas sus sutilezas, sería quizá una tarea difícil, pero evidentemente, en su nivel más básico, la máxima al menos prohibe claramente el uso de cualquier “primer ataque” por parte del karate-ka. ¿O tal vez no?

Autor: Mark Tankosich

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)